viernes, 22 de octubre de 2010

EL FUTURO DE LA MACROBIÓTICA



EL FUTURO DE LA MACROBIÓTICA.

En el encuentro de profesores de Lisboa nos pidieron compartir nuestros pensamientos acerca del futuro de la macrobiótica. Elegí el tópico de la honestidad y ésta fue mi presentación del tema. Mi intención es iniciar un tópico que espero lleve a posteriores discusiones entre la comunidad macrobiótica.

SER HONESTO/A.

He utilizado este título en termino de ser honesto/a con uno/a mismo más que con los y las demás. Pienso que los seres humanos tienen tendencia a auto-engañarse y los y las que estamos en el movimiento macrobiótico no somos diferentes. Nada de lo que voy a decir tiene la intención de ser una crítica acerca de nadie; es más bien una reflexión y observación personal. Ciertamente me he encontrado en situaciones en las que no he sido totalmente honesto en mi trabajo en el ámbito de la macrobiótica en términos de lo que expresaré posteriormente.

He disfrutado de treinta años alimentándome macrobióticamente y sigo sintiendo pasión por los alimentos, disfrutando también de la compañía de mis colegas del movimiento macrobiótico y sintiendo un grandísimo respeto por mis profesores/as. Al mismo tiempo, pienso que nos podemos desafiar mutuamente con amabilidad de vez en cuando y estimular nuevas discusiones que pueden incentivar al cambio en el espíritu de la macrobiótica.



CONCEPTO / VERDAD INTERIOR.

La macrobiótica se ha basado en numerosos conceptos elaborados por los hombres y en realidad ¿Podríamos afirmar honestamente que éstos son verdaderos? Son nuestros mejores intentos para explicar el universo en el que vivimos, pero según mi conocimiento no son verdades universales. En este sentido, la única verdad que poseemos es nuestra verdad interior. Nuestra realidad es el modo en que nos sentimos. En términos de nuestra práctica macrobiótica esto podría ser cómo sabe nuestra sopa de miso, cómo nos sentimos después de una taza de kukicha, y la sensación de calor que nos crea una sopa de lentejas. Estos pensamientos fueron expuestos por Georges Oshawa en sus principios de Non-Credo, Todo Cambia, No-Juicio y No-Dualidad en el Pensamiento.

POSEEMOS UNA VERDAD COLECTIVA?

La gran cuestión es si poseemos una verdad colectiva. ¿Compartimos los y las que hemos elegido formar parte de la comunidad macrobiótica experiencias que nos pueden llevar a una verdad común? ¿Experimentaremos los mismos sentimientos si todos/as comemos la misma ensalada escaldada? Tengo la sensación de que sí compartimos la misma verdad universal pero que ésta ha sido sepultada bajo nuestros pensamientos más conceptuales. Podría ser que poniendo de lado los conceptos y centrándonos más en nuestra experiencia a través de la macrobiótica nuestra verdad colectiva fuera más aparente.



LA EXPERIENCIA EVOLUCIONA EN SABIDURÍA, PERO ¿HEMOS ADQUIRIDO UNA SABIDURÍA COLECTIVA?

La sabiduría proviene más de la experiencia que de haber aprendido conceptos. El movimiento macrobiótico está activo en Occidente desde hace más de treinta años y hay familias que practican la macrobiótica desde hace más de tres generaciones. Mi pregunta es: ¿Hemos adquirido ahora suficiente experiencia macrobiótica para decir que actualmente la macrobiótica es lo que hacemos en nuestra vida real más que un mero modelo conceptual?

O dicho de otro modo – DESPUÉS DE TODOS ESTOS AÑOS, LA MACROBIÓTICA ¿DEBERÍA SER UN MODELO CONCEPTUAL O UN SIMPLE REFLEJO DE LO QUE COMEMOS EN NUESTRA VIDA REAL?

Por que no observar lo que las personas de la comunidad macrobiótica comen realmente y dicen que es la manera macrobiótica de alimentarse en vez de seguir un modelo idealista. Esto no significa que las personas que están empezando con la macrobiótica no puedan seguir una dieta macrobiótica en particular en sus comienzos o comer una versión especial de la dieta macrobiótica para ayudar a paliar un problema de salud, pero esto no significa que deba de asociarse al conjunto de la dieta que conforma la macrobiótica. Por que no ser honestos/as acerca de nuestras tendencias al alimentarnos en la vida real aunque éstas incluyan ingredientes que previamente no se consideran como parte de una dieta macrobiótica. Al fin obtendremos una definición más realista de lo que las personas macrobióticas comen y si podemos hacerlo habrán más posibilidades de que otras personas puedan unirse.

LA HONESTIDAD DEBERÍA ACELERAR NUESTRA EVOLUCIÓN MACROBIÓTICA.

La falta de honestidad ha supuesto que el desarrollo de los valores macrobióticos en cuanto a la alimentación se haya frenado. Las personas que defendían una versión conceptual de la dieta macrobiótica pero que luego comían una versión diferente han dado lugar a que nuestra sabiduría y verdad colectiva se haya retrasado. Si hubiéramos sido suficientemente honestos/as para destacar cuáles son las dificultades en seguir una dieta macrobiótica idealizada a lo mejor la dieta en sí hubiera evolucionado con más rapidez y ahora tendríamos una nueva manera de comer que está más basada en la experiencia de la vida real.

¿ES NUESTRA DIETA UNA DIETA DE CULPABILIDAD, DECEPCIONANTE Y DUAL?


Seguir una dieta conceptual que es claramente difícil de llevar a cabo a largo plazo incluso para quienes la enseñan o prescriben lleva sencillamente hacia un sentimiento de culpabilidad y de decepción hacia uno/a mismo/a cuando come del grupo de alimentos que se han de “evitar”. ¿Lleva la idea acerca de la lista de alimentos buenos y malos a una actitud que no es sana con respecto a la comida y perversamente lleva también hacia el tipo de pensamiento dogmático y rígido con el que Georges Oshawa nos advertía ser prudentes?

¿HA LLEVADO EL DESEO DE LLENAR CURSOS Y AGENDAS HACIA UNA EXCESIVA COMPLICACIÓN?

Me pregunto hasta qué punto la macrobiótica ha sido afectada siendo definida por personas que han ganado dinero a través de ella. Es natural querer tener éxito, ser valorado/a y apreciado/a pero ¿Tienen nuestros deseos en tanto que profesores/as, cocineros/as y consultores/as una relación que pueda ser definida en términos de que la macrobiótica nos ayuda a ganar dinero? Del mismo modo en que los y las abogados/as redactan las leyes y se necesita pagar a un/a abogado/a para interpretarlas, o que los contables redactan leyes sobre los impuestos y se necesita de un/a contable para hacer nuestra declaración del IVA, ¿Significa esto que la macrobiótica definida por profesores/as, cocineros/as y consultores/as necesita de profesores/as, cocineros/as y consultores/as para que se pueda seguir?

DISTORSIONAR LA CARA DE LA MACROBIÓTICA CON MIEDOS Y EXIGENCIAS.

¿Nuestro deseo de llenar cursos, clases y nuestra agenda de consultas podría significar que hemos caído en el miedo y en exigencias infundadas? Más que explicar sólo con honestidad quienes somos, qué es lo que hacemos y dejar que las personas decidan si quieren unirse ¿Podría ser posible que hayamos enturbiado la verdad? ¿Es real, completamente real, que comer alimentos macrobióticos previene o cura el cáncer? ¿Es absolutamente verdadero que no comer macrobióticamente puede provocar enfermedades degenerativas y muerte prematura? No, por supuesto que no.

MANTENER A LOS ESTUDIANTES A TRAVÉS DE UNA EXCESIVA COMPLICACIÓN DE LA MACROBIÓTICA, HACIÉNDOLA DEMASIADO COMPLEJA Y DETALLISTA.

Estoy seguro de que todos/as hemos tenido la tentación de proponer un nivel más avanzado de cocina, un curso más avanzado o uno especial para los profesores de nivel superior. Ésta es una manera común de reciclar alumnos/as y hacer funcionar un centro. Como resultado de esto ¿Acabamos por complicar innecesariamente una materia? En vez de aprender a fondo la base ¿Estamos construyendo algo demasiado complicado para que lo puedan seguir muchas personas? ¿Ha dado esto por resultado una versión de la macrobiótica tan complicada que muchas personas se sienten intimidadas por ella o que es algo que solo se puede seguir si se tienen un/a cocinero/a y un/a consultor/a particular? ¿Ha provocado el último reciclaje una disminución en el poder personal de los y las estudiantes, llevándose su confianza y sensación de que han dominado la macrobiótica?

POR EJEMPLO, LA MACROBIÓTICA SE HA CONVERTIDO EN UNA DIETA PARA CURAR EL CÁNCER QUE SOLO COMERÍAIS EN CASO DE CÁNCER.

La macrobiótica, centrándose en el cáncer durante los años 80 fue conocida como La Dieta Curativa del Cáncer. En un esfuerzo por adaptarse a esta afirmación la dieta se volvió cada vez más y más restrictiva hasta el punto que para algunas personas era una dieta que solo comerían si tuvieran cáncer. Entonces se debería de haber burlado incluso esta versión más estricta de la macrobiótica. Recuerdo haber trabajado en EEUU con varios consultores a principios de los 80 y haber sido testigo de impresionantes mejorías en personas que solo siguieron algunas de las recomendaciones. ¿Ha pasado alguien horas cada día en la cocina preparando bebidas y condimentos especiales sin necesitarlo?

¿COMPARACIONES FÁCILES?

A menudo comparamos nuestra manera de comer con la de las personas que comen comida basura para demostrar lo más sana que es y el mejor impacto que tiene a nivel medio-ambiental. Por supuesto, siempre nos declaramos a favor de la buena imagen, pero ¿Es esto realmente honesto? ¿O acaso deberíamos reservarnos un mayor desafío comparándonos con veganos/as, con la gente de Okinawa, con el pueblo rural chino o con personas que son crudívoras por motivos de salud o con la permacultura en términos de contribución con e medio-ambiente. ¿Es posible que las culturas que comen tomates, ajo, aceitunas, algo de carne, o pequeñas cantidades de lácteos puedan mostrarse actualmente igual de sanas que nosotros/as?

¿CUÁL ES NUESTRA REALIDAD COMÚN? ¿CUÁL ES NUESTRA VERDAD COMÚN?

Para mi lo único que tenemos en común es que estamos todos/as interesados/as en EL ESTUDIO DE CÓMO LOS Y LAS HUMANOS/AS INTERACTUAN CON SU ENTORNO, ENFATIZANDO CÓMO DIFERENTES TIPOS DE ALIMENTOS NOS INFLUYEN A NIVEL DE CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU. Y si esto es lo que tenemos en común, es más que suficiente.


¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO ACTUALMENTE?

Pienso que lo que tenemos que ofrecer es la oportunidad de probar los espectáculos mágicos de Georges Oshawa – esencialmente ofrecemos probar a las personas diferentes percepciones y que vean cómo les sienta. Si la percepción macrobiótica de la vida ocurre para que alguien se encamine hacia una mejor salud, una mejor relación con la naturaleza o una comprensión diferente del bienestar humano, entonces bien y si lleva a alguna cosa más, bien también. No necesitamos estar aferrados/as a los resultados. Esto puede parecer simple y básico pero pienso que es más poderoso disponer de una sola cosa unificada, clara y honesta que podamos hacer en conjunto en el nombre de la macrobiótica.

¿POR QUÉ CAMBIAR?

Siendo verdaderos/as, simples, honestos/as y compasivos/as nos volveremos personas más atractivas. Más que clamar que poseemos todas las respuestas, a lo mejor resultaremos más atractivos/as si mostramos nuestro lado más vulnerable, abierto y emotivo. Hemos tenido la reputación de ser fríos/as, de juzgar a las personas, de ser estirados/as, dualistas y antipáticos/as. Es un asunto mediante el que podemos ganar en nuestras argumentaciones, pero si perdemos personas en el proceso acabaremos siendo una comunidad reducida.

EL FUTURO DE LA MACROBIÓTICA.

Mi punto de vista personal es que el futuro de la macrobiótica en su versión más simplificada de la macrobiótica está en ser honestos/as con sus principios básicos. Esto sería una versión de la macrobiótica que mantiene un punto de vista abierto sobre la alimentación natural y aplica los principios esenciales de la energía y de la nutrición par el bienestar humano, expresado en términos de yin y yang, de las cinco transformaciones y de un lenguaje moderno. A través de esto escaparíamos de la lista de alimentos buenos y malos y de la idea de que la macrobiótica es una alimentación rígida.

Nuestra filosofía de non-credo, aplicación del juicio, evitar el pensamiento dualista y aceptación de que todo cambia puede ser la propia luz que nos guía más que los dogmas que predicamos a los demás y fuera de esto, podríamos animarnos los/as unos/as a los otros/as mediante una expresión macrobiótica amable, compasiva y humilde.

Traducción con el consentimiento de su autor de la interesante presentación sobre “el futuro de la macrobiótica” efectuada por Simon Brown en el encuentro de profesores que tuvo lugar en Lisboa años atrás (2007). Para leer el texto original, ir a: http://www.chienergy.co.uk/mbfuture.htm
Licencia de Creative Commons
Nutrición para la salud by Agnès Emmanuelle Pérez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

lunes, 11 de octubre de 2010

PATÉS VEGETALES


Disponer en la nevera de una pequeña reserva de patés y cremas para untar es un remedio muy socorrido para esos momentos en que necesitamos un tentempié. Los patés hechos en casa constituyen un relleno ideal para la merienda de los y las peques. Aquí presento una pequeña variedad que puede ser la idea inicial para que creéis bonitas tablas de patés.
Algunos de ellos aguantan tres o cuatro días en buenas condiciones y también pueden usarse como aliño para ensaladas al vapor o escaldadas.
Se pueden tomar sobre una tortita de arroz, crackers, nachos de maíz o mojando en ellos verduras cortadas a tiras (zanahoria, apio, pepino…).

RECETAS:

Hummus - paté de garbanzos

250g de garbanzos (cocidos).
3 cucharadas soperas de tahin (puré de sesamo)
1 diente de ajo grande.
El zumo de 1/2 limón.
Aceite de oliva (opcional)
Sal.

Si usas garbanzos secos, ponlos la noche anterior a remojo.
Cuécelos hasta que estén tiernos.
Si los compras cocidos abre el bote y enjuágalos, quítales las pieles frotándolos y serán más digestivos.
Pon en el vaso de la batidora los garbanzos con un poquito del agua de cocción (si los cueces tú) o agua natural si los usas de bote.
Tritúralos bien hasta conseguir la textura de pasta espesa.
Pasa la pasta a un bol y añade el tahini, el zumo de limón, el diente de ajo pelado y machacado en el mortero, el aceite de oliva y sal y mezcla bien.

Paté de zanahorias y aceitunas

600 g. de zanahoria.
75 g. de aceitunas.
30 g. de sésamo tostado.
3 cebollas de tamaño medio.
1 cucharadita de jugo de limón.
3 cucharaditas de sal marina.

Pelar la zanahoria y la cortamos en cuadrados y hervirla 12 a 14 minutos en un caldero con agua suficiente para que la cubra. Le añadimos también un poco de sal.
Deshuesar las aceitunas, lavar las cebollas y picar todo finamente.
Rehogar las cebollas en un poco de aceite de oliva y una pizca de sal hasta que queden translúcidas.
Escurrir las zanahorias y cuando se haya enfriado un poco la pasamos por la batidora junto con el resto de ingredientes que hemos preparado del paté (aceitunas y cebolla). Le añadimos también el jugo de limón. Hacer un puré con todo
Tostar el sésamo y lo espolvoreamos todo sobre el paté de zanahorias y aceitunas.
Añadir pimienta negra al gusto para darle un punto más picante.

Caviar vegetal

100g de aceitunas negras deshuesadas.
1 cucharada sopera de tahin.
Tomillo y romero picados (al gusto).
Sal.
El zumo de 1 limón pequeño

Tritura todo junto y mezcla bien.


Paté de calabacín y nueces

Un trozo de calabacín (como 1/3 de uno mediano)
6 nueces peladas y troceadas.
Una cucharada sopera de aceite de oliva.
Sal al gusto.
Tomillo picado

Lava y trocea el calabacín.
Rehógalo en un poco de aceite de oliva hasta que quede semi-cocinado
Pon todos los ingredientes en el vaso de la batidora y tritúralos hasta obtener una crema homogénea

Crema de aguacate

1 aguacate maduro
1 cucharadita de puré de umeboshi

Triturar en la batidora el aguacate con el puré de umeboshi

Mantequilla de sésamo:


2 c/s de cebolla rallada
1 rama de apio
2c/s de perejil picado
½ bol de tahin
2c/s de miso
2c/c de vinagre de arroz

Diluir el tahin con el miso, el vinagre, la cebolla, y 1c/s de agua.
Picar finamente el apio y el perejil y añadirlos a la pasta.

Paté de aceitunas negras

1 bote de aceitunas negras sin hueso
1 taza de alga dulse
3 pepinillos picklados
1 diente de ajo

Escurrir las olivas y añadir el diente de ajo picadito y los pepinillos cortados
Picar todo bien con la batidora hasta formar una pasta


Paté de almendras y zanahorias

4 zanahorias grandes, cortadas en rodajas finas.
1 cebolla grande muy picada.
1/2 cucharadita de tahin.
Harina de almendras (la necesaria para espesar).
Sal.
Pimienta recién molida.

Sofríe la cebolla unos minutos. Añade las zanahorias, cubre el fondo de la sartén o cazuela con agua y deja cocer hasta que estén blandas , añadiendo más agua si fuese necesario. Salpimenta.
Bate con el tahin agregando poco a poco la harina de almendras hasta obtener la textura deseada.


Paté de calabaza

500g de calabaza.
1 cebolla.
100g de almendras molida.
Cilantro fresco
Sal.
3 cucharadas de aceite de oliva.
1 vasito de agua.

Elimina la corteza y las semillas de la calabaza. Corta su pulpa en daditos pequeños. Pela y pica muy finos el ajo y la cebolla.
Calienta el aceite en una cazuela y saltea la cebolla 4-5 min. Añade la calabaza,
Rehoga unos segundos, añade 1 vasito de agua, tapa y deja cocer 15-20 min. , a fuego suave hasta que la calabaza esté tierna.
Pon el guiso en el vaso de la batidora y tritura con la almendra molida. Añade sal, y el cilantro fresco picadito.

Pate de shiitake (setas)

5 shiitakes
200 gramos de calabacín
200 gramos de cebolla
Aceite
Sal

Se sofríen, con poco aceite, los ingredientes por separado para dejar cada uno en su punto.
Antes de que se enfríen del todo, se mezclan con la batidora hasta hacer una pasta y salar al gusto.
Pueden variarse las cantidades de los ingredientes según el gusto.


Paté de champiñones

Una cebolla pequeña
125gr de champiñones
125gr de alubias blancas
1 trocito de alga kombu
Sal

Cocer las alubias:
Poner a remojo las alubias toda la noche.
Cocinarlas a presión durante al menos 2h con un trocito de alga kombu.
Añadir la sal al final de la cocción y cocinar 5mn más para que se disuelva.
Se pica y dora una cebolla pequeña.
Se añaden los champiñones y se sofríen con sal marina y ajedrea.
Se tritura todo con las alubias hasta conseguir una pasta fina y uniforme.

Paté de lentejas con verduras dulces

200g de lentejas rojas
200gr de calabaza
100g de zanahorias
1 cebolla
Aceite de oliva
Ume-su (vinagre de umeboshi)
Sal marina

Saltea en un poco de aceite la cebolla cortada a medias lunas con una pizquita de sal hasta que quede traslúcida y se le vaya el olor a picante.
Pon a hervir las lentejas con la cebolla, las zanahorias y la calabaza hasta que esté todo tierno.(cubre con el agua necesaria). Déjalo enfriar unos 15 minutos, añade un chorritín de vinagre de umeboshi y tritúralo.

Paté de col lombarda

1/2 lombarda
1 cebolleta
1 manzana
2 cucharadas soperas de puré de almendras
un poquito de comino molido
sal

Cortar la lombarda y la cebolla a medias lunas, la manzana y hervirlas en muy poca agua con un poco de sal y el comino, tapando la cazuela.
Al terminar la cocción, escurrir el agua si queda, añadir el puré de almendras y triturar.

Paté de tofu y miso

1 bloque de tofu
1 cucharada de mugi miso

Ponemos el tofu a hervir unos 10mn.
Mezclamos todos los ingredientes junto al tofu en un mortero y lo trituramos.

Paté de Tofu con hinojo

50 gr de olivas negras sin hueso
125 gr de tofu
Aceite de oliva
Hinojo fresco picado

Hervir el tofu 10mn. Se tritura con las olivas, una cucharada de aceite de oliva e hinojo fresco picado.



 

sábado, 9 de octubre de 2010

IMPORTANCIA DEL CONSUMO ECOLÓGICO Y LOCAL


Diferencia entre la alimentación industrial y la alimentación ecológica:
La alimentación industrial se abastece de una ganadería, una agricultura y de una economía que contamina medioambientalmente y alimenticiamente al planeta y a sus habitantes. Concentra el poder en muy pocas manos con las injusticias que eso conlleva, destruye paisajes, pueblos y culturas, uniformiza las mentes, globaliza un deseo de codicia e inocula en el alma una eterna insatisfacción. Se cimienta alrededor de un olvido primordial, el aspecto sagrado de la Vida y de la Madre Tierra.
La alimentación ecológica respeta el medioambiente, cuida la salud, porque es más nutritiva y está más viva; guarda y garantiza la biodiversidad; genera menos gasto energético; está más rica y sabrosa; mantiene la fertilidad del suelo a largo plazo; tiene futuro y es un derecho de todos los pueblos y por ello debería ser instaurada por decreto.
Pero para que la agricultura ecológica sea realmente una revolución de las dimensiones que requieren estos momentos de hundimiento, necesitamos que se inserte en el marco de una economía local y campesina, que proteja lo rural, que garantice la salud urbana, que respete el medio y a sus pobladores… “Un mundo basado en lo local, lo pequeño, lo sencillo… es un mundo de escala humana, regido por estructuras sociales y familiares unidas” como tan bien señalan los eco-activistas de The Ecologist

Razones para el consumo biológico y local

• El consumo de productos biológicos locales ahorra energía y nos hace menos dependientes del petróleo.
• Crea redes de economía local. Porque una economía local fuerte y sólida evita las migraciones que desestructuran las familias.
• Si el campo se desertiza de humanos campesinos desaparecen las semillas, las culturas autóctonas, la diversidad biológica y cuatro corporaciones sin conciencia pasarían a manejar el hambre del mundo con sus semillas alienígenas.
• El consumo local protege nuestros pueblos y la biodiversidad cultural; protege lo propio, lo cercano, y mira siempre con responsabilidad a las generaciones futuras.
Así, es una responsabilidad de todos/as apoyar a los y las que recuperan los métodos tradicionales que funcionan, a los/as que cooperan y que se unen en redes de consumo, a los que aun miran a la luna y plantan en consecuencia. A los campesinos de toda la vida que están siendo extinguidos por la tecnología. Las grandes superficies dictan los precios y reducen drásticamente el margen de los campesinos y ganaderos y les hace sentir que casi no merece la pena producir. Las nuevas biotecnologías que con sus transgénicos contaminan su esfuerzo de siglos por mantener semillas autóctonas adaptadas


¿Puede la sociedad consumir de forma equilibrada, consiguiendo armonizar consumo y conservación del medio natural?
No solo puede, sino que debe hacerlo si le importa mínimamente su futuro como especie humana. Pero aquí conviene saber que la distribución justa de los recursos a escala planetaria exige de los habitantes de los países ricos una modificación drástica de los patrones de consumo. Modificación que debe ir encaminada a la reducción en el uso de recursos, como medio para reducir también nuestra huella ecológica sobre la biosfera.
Existen muchos ejemplos claros de esta estrategia que, no lo olvidemos, no tendría que ser sólo una esforzada tarea individual, sino que debería formar parte activa de las políticas públicas y la acción colectiva: Desde la modificación de las pautas alimentarias (favoreciendo las dietas vegetarianas), hasta el cambio en los patrones de movilidad (reduciendo el uso de vehículo privado), etc.

Apoyar las comunidades ecológicas
Les instamos a que:

• Vayan a conocer a sus vecinos/as rurales. Conozcan las historias de los que cultivan salud en forma de vitaminas y nutrientes, sabores y colores, olvidados.
• Prueben y compren productos artesanales hechos con amor y comprueben la diferencia, coman las calabazas o las lechugas de los agricultores ecológicos que atienden a las matemáticas de las estrellas para que todo esté en armonía y sorpréndanse de su sabrosura y energía.
• Premien la labor del agricultor que se ha reconvertido hacia una agricultura con sentido común y elijan sus productos en los comercios especializados.
• Exijan que sus hijos coman sano en los comedores escolares, y así los precios bajaran para todos.
• Apoyen las cooperativas cercanas a su localidad; consuman fresco, de temporada, no seamos caprichosos y comamos uvas de China en plena primavera. Infórmense, hay bibliografía espléndida sobre la relación de la salud y la alimentación, y sepan que la Naturaleza es tan sabia que da los alimentos en el momento justo y adecuado a cada geografía.
• Afíliense a los grupos de autoconsumo, vayan a los restaurantes ecológicos, compren en los mercados locales la verdura de huerta, busquen los supermercados respetuosos con el medio. Compren directamente a los agricultores.
Extracto del artículo de Beatriz Calvo Villoria, publicado en http://www.agendaviva.com/revista/articulos/Al-descubierto/La-revoluci-n-del-consumo-biol-gico-y

domingo, 3 de octubre de 2010

EL ESPÍRITU DE LA MACROBIÓTICA


Cuando comprendemos nuestro origen y nuestro futuro –cómo hemos venido del Infinito Uno a este mundo relativo materializándonos de acuerdo al orden del Universo, y cómo comenzamos a volver nuevamente al infinito después de vivir como seres humanos en esta tierra- comenzamos a cuestionarnos por qué hemos venido a esta tierra y con qué propósito. Nuestro ideal depende de nuestra memoria de cómo y de dónde hemos venido. Sin memoria no existen los sueños, sin sueños no hay vida.
Esta vida, por lo tanto, surge, cambia, se mueve, declina y desaparece dentro de este universo de acuerdo a su orden perpétuo. Nuestra vida en este espacio y tiempo es una ligera onda gobernada por el orden del universo, yin y yang.

Los principios de nuestra forma de vida macrobiótica son simplemente la humana interpretación del orden del universo.

1- Tener una fe incondicional en el orden del universo:

En nuestra vida diaria nuestra consciencia sensorial, emotiva, intelectual y social, nos guía muchas veces hacia una ilusoria visión del mundo. Tendemos a pensar que estamos facultados para vivir para siempre, que nuestra sociedad continuará desarrollándose eternamente, que nuestro amor y amistades durarán para siempre. Tenemos también tendencia en pensar que algo está bien, otra cosa está mal, esto es bueno, esto es malo, esto es hermoso, esto es feo, esto es fácil, esto es difícil. Sin embargo todos estos juicios relativos son debidos a nuestra limitada consciencia que no es capaz de percibir el interminable cambio, desde el principio sin principio hasta el final sin fin. Los valores relativos están expresados en dinero, materia, halagos, posición, fama y gloria y se esfumarán muy pronto. Lo que estamos en condiciones de hacer, más allá de esas vicisitudes de lo efímero, es tener una fe infinita en el orden del universo que permanece eternamente inmutable. No debemos permitir que nuestras emociones y sentidos manejen el sentido de nuestra vida, nuestra intuición natural, obrando armoniosamente con el orden del universo debe ser la guía de nuestra existencia.

2- Non-credo:

Este mundo relativo, especialmente la sociedad humana, está llena de falacias. Tenemos tendencia a creer sin experiencia ni comprensión, cualquier cosa concebida e interpretada por nuestros sentidos relativos. La educación, la promoción y la propaganda están constantemente enseñándonos a creer lo que no sabemos. La ciencia y la religión son también mundos de creencias de lo que en realidad no sabemos. El concepto de los sistemas sociales, la organización y la administración planeadas artificialmente, es también el mundo de creencias de lo que no sabemos realmente. No imitéis las teorías y suposiciones desarrolladas por otros. Ni esclavicéis vuestra libertad con ilusiones y misterios. Busquemos a través de nuestra propia experiencia y entendimiento lo que es claro y lo que no lo es.


3- Ser su propio amo:

Debemos ejercitar nuestro propio juicio en todo lo que hagamos en el mundo. Elegimos este momento y este lugar nosotros/as mismos/as y somos totalmente responsables de nuestras acciones como personas maduras. La causa de nuestras enfermedades es nuestra ignorancia sobre lo que debemos hacer de acuerdo a las leyes de la naturaleza: comer inadecuadamente, tener una conducta equivocada, comportándonos de mala manera. Enfermedad, accidente, desgracia y cualquier otro tipo de dificultades pueden cambiarse en buena salud, bienestar y felicidad con un simple cambio mental y de conducta. Nadie lo puede hacer por nosotros/as. Podremos recibir consejos, sugerencias y guía, pero somos nosotros/as quienes debemos actuar como amos/as de nuestro destino.

4- Somos ignorantes:

La mayoría de nosotros/as ni siquiera sabe lo que nos espera mañana, ni cómo nuestro destino cambia en un año, ni cuándo vendrá nuestra muerte. Al reflexionar sobre nosotros/as mismos/as, lo que pensamos, lo que estamos haciendo en nuestra vida diaria nos damos cuenta, nos damos cuenta de nuestra ignorancia. Somos siempre ignorantes. Cuanto más aprendemos, más ignorantes somos. El comienzo de nuestra comprensión de lo que es la vida y el comienzo de nuestra comprensión de lo que somos, es saber que somos ignorantes. Porque somos ignorantes debemos entregarnos incondicionalmente al orden del universo. Porque somos ignorantes debemos adaptarnos a nuestro alrededor y al medio-ambiente. Siendo humildes y modestos/as, colocándonos en el último lugar, hasta el punto de ser nada, es el camino más corto de la completa libertad de la vida.


5- Somos lo que comemos:

Cuando nos ponemos en manos de la naturaleza y del orden del universo, comenzamos a comprender que todo lo que tomamos en forma de alimento, así como cualquier otro factor ambiental –agua, aire, vibraciones, radiaciones- nos está cambiando. Somos lo que comemos. Somos lo que absorbemos. Transformando lo que absorbemos, nos transformamos en cuerpo, mente y espíritu, y también la sociedad, la cultura y la civilización.

6- Agradecer las dificultades:

Sin dificultades no hay desarrollo. Si las evitamos, nos volveremos débiles y declinaremos después de un momentáneo confort. Buscamos confort y el confort produce ocio, el ocio produce debilidad, la debilidad produce pobreza y la pobreza produce dificultades. Nuestra búsqueda de confort nos produce dificultad. Por lo tanto el confort nos debilita mientras que las dificultades nos fortalecen. Debemos apreciar las dificultades como nuestras maestras. Y debemos ponernos en desafíos y dificultades para ser continuamente felices.


7- Nuestro enemigo es nuestro amigo:

En este mundo hay una gran variedad de gente. Todos son nuestros hermanos y nuestras hermanas compartiendo el mismo sueño, el mismo futuro y la misma tierra. Gustamos de unos y no de otros. Cuando estamos con quien consideramos nuestros amigos nos sentimos cómodos y felices, y cuando estamos con quien consideramos nuestros enemigos estamos tensos/as y con dificultades. Consideramos amigos/as aquellos/as que nos dan dulces palabras de consuelo y amoroso cuidado, pero si vivimos solo con ellos/as nos debilitamos como una planta de invernadero. Por otro lado, el enemigo que nos acusa y nos ataca, nos hace prudentes en la acción, cautos en pensamiento y más fuertes en nuestras habilidades. Debemos agradecer a nuestros enemigos que sean nuestro complemento antagónico.

8- El último será el primero, el primero será el último:

El interminable movimiento del universo que incluye nuestro mundo relativo, trae una transformación constante de un estado a otro y siempre un retorno al estado primitivo, yin se vuelve yang y yang se vuelve yin. Yin produce yang. Yang produce yin.
Cuando estamos al pie de una montaña, somos capaces de llegar a la cumbre. Cuando estamos en la parte baja de la sociedad, llegaremos eventualmente a su cumbre. Al llegar a la cumbre de la sociedad, declinaremos inevitablemente hacia su parte baja. La enfermedad produce salud y la salud enfermedad. La guerra cambia a la paz y la paz a la guerra. Por lo tanto, si permanecemos tras la gente, nunca recibiremos fuerte ataque un oposición, y si nos quedamos a un nivel bajo, nunca experimentaremos una caída. Por lo tanto, si crecemos mucho debemos inclinarnos ante más gente, y al mismo continuar viviendo con el espíritu de modestia y humildad armonizará nuestro destino. El último será el primero y el primero el último.

9- Un grano, diez mil granos:

El orden del universo es la diferenciación perpétua así como la reunión perpetua. Una semilla produce cientos de semillas, cientos de semillas producen miles de semillas.
Cuando aprendemos una cosa útil, la recordamos entre miles de personas. Dar, dar y dar sin parar es el principio más importante de la vida para ser feliz y hacer que miles de personas vivan felices. La vida es dar y recibir. Cuanto más demos, más recibiremos. Al mantenernos ocupados de la mañana a la noche, día y noche, practicando un grano, diez mil granos, estamos viviendo unidos/as al universo en expansión, y ese es el camino esencial para nuestra inacabable felicidad.


(Del libro de la macrobiotica de Michio Kushi)
Licencia de Creative Commons
Nutrición para la salud by Agnès Emmanuelle Pérez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.