jueves, 16 de junio de 2011

RECETAS MACROBIÓTICAS APTAS PARA CELIACOS/AS

En primer lugar escuchemos qué es la celiaquía, cómo se origina y cómo se puede paliar a tavés de una alimentación inteligente, todo explicado por Patricia Restrepo, directora del Instituto Macrobiótico de España con sede en Valencia ( http://www.patriciarestrepo.org/index.php?seccion=2&apartado=6 )



Y a continuación, una buena variedad de recetas saludables, creativas y sabrosas del libro actualmente descatalogado "Comer bien, comer sano" escrito por Diane y Gérard Cazals:

PLATOS SALADOS:

Minestrone al rape
3 pers.



150gr de zanahorias
200gr de nabos tiernos
150gr de puerros
400gr de filetes de rape
½ tacita de arroz integral
1 cuch café + 2 pellizcos de sal marina
10cm de alga kombu
2 cuch café de albahaca seca
100gr de macarrones de arroz
1 cuch sopera de aceite de oliva

1- lavar el arroz, cocerlo a fuego lento (2 medidas de agua por una de arroz integral) con una pizca de sal y alga kombu, durante 1h30mn. Preparar y raspar las zanahorias y los nabos, cortar luego las zanahorias a rodajas y los nabos a dados. Lavar el puerro, cortarlo longitudinalmente en dos y fino.
2- En una olla, llevar a ebullición 8 tazones de agua, con 1 cuch. café de sal y la albahaca. Añadir los macarrones de arroz, zanahorias y nabos. Cocer 15mn. Lavar los pedazos de rape, secarlos y, luego, si es necesario cortarlos en pedazos más pequeños.
3- Saltear en una gran olla el rape con el aceite de oliva y un pellizco de sal. Añada el arroz cocido, la kombu cortada a cuadritos, y el contenido de la olla.
4- Llevar a ebullición, añadir los puerros, cocer 5mn. Apagar y servir.

Rissotto con maíz dulce:



4-6 personas
-250 gr de cebollas
- 1 bol de aceitunas verdes con pimientos rojos (mirar que no lleven trazas ni adiivos con gluten)
- 1 cuch. sopera de perejil picado
- 2 boles de arroz integral redondo
- 15cm de alga kombu
- 1 cuch sopera de aceite de oliva
- ¾ de bol de maíz dulce envasado
1- lavar el arroz y ponerlo a remojo 3h.
2- Cortar la cebolla a dados, y saltearla en una olla con el aceite 1 ó 2mn.
3- Quitar el agua de remojo del arroz y añadirlo a la olla. Remover 1 mn, añadir las olivas, el maíz, la kombu y agua (2 boles). Tapar y dejar cocer sobre un difusor de calor 1h30.
4- Espolvorear perejil picado y servir.

Mijo al horno:



-200gr de mijo
2 cebollas
1 pimiento
2 calabacines
1 tallo de apio
2 zanahorias
1 diente de ajo
Aceite de oliva
Sal

1- lavar y cocer el mijo (1’5-2 medidas de agua por una de mijo) durante 20mn con una pizca de sal.
2- Lavar las verduras y cortarlas a dados.
3- Saltear en una sartén con el aceite de oliva y sal en este orden: cebolla, apio, pimiento, ajo, calabacines, zanahoria durante ¼ de hora.
4- Añadir sal y el mijo, revolver.
5- Poner en una fuente, (se puede espolvorear con almendra molida, queso o tofu ahumado rallado), hornear y servir.

Croquetas de maíz:



150gr de copos de maíz sin azúcar
1 cebolla
Perejil
1 huevo
50 gr de tofu ahumado rallado
Sal
Harina de maíz
polenta
Aceite de oliva
Pimentón
1- colocar los copos en una ensaladera y cubrir con agua tibia
2- saltear la cebolla picada fina y los champiñón a láminas unos 10mn.
3- Quitar el sobrante de agua de los copos y mezclar con las verduras salteadas, el perejil, la yema de huevo y el tofu rallado. Añadir sal y pimentón.
4- Si la masa es poco consistente, añadir harina de maíz.
5- Dar forma a las croquetas, pasarlas por la clara de huevo y por la polenta.
6- Freír en abundante aceite.

POSTRES:


Crema de castañas a la naranja:



Para 4-6 pers.
Remojo: 3-6h.

2 tazas de castañas pilongas
1 pellizco de sal marina
2 cuch. Soperas de confitura de naranja sin azúcar
1 pellizco de canela

1- lavar y poner a remojo las castañas cubiertas de agua (2 tazas y ½) durante 3-6 horas.
2- Poner las castañas en una olla a presión con el agua de remojo colando el agua.
3- Cocer a presión 45mn y triturar con el agua con la minipimer..
4- Disolver en una cacerola la confitura, ¼ de taza de agua y la canela. Mezclar con la crema de castañas. Hervir a fuego lento 5mn.
5- Servir frío.

Bolas de arroz hinchado al caramelo:
10 bolas



- 1 bol de cacahuetes sin cáscara no salados
- 1/2 bol de pasas
- 10 tortitas de arroz sin sal
- 1 cuch café de vainilla en polvo
- 1 pellizco de sal marina
- ½ bol de malta de maíz

1- tostar los cacaos y reservar
2- deshacer las tortitas de arroz con las manos
3- en un gran cazo mezclas la vainilla, la sal, las pasas, y la malta. Dejarlo hervir 2-3mn y añadir las tortitas y los cacahuetes. Remover para mezclar bien.
4- Quitar del fuego, verter el contenido en una fuente para gratinar. Trabajando con rapidez, antes de que la malta endurezca, hacer con las manos bolas sin apretarlas. Si se pegan a las manos éstas se pueden untar con un poco de aceite.

Pastel de polenta con melocotones:



- 5 melocotones
- 1 bol de malta de maíz + 4 cuch soperas (para decoración)
- ½ cuch café de sal marina
- 2 boles de sémola de maíz precocida
- 1 cuch café de aceite de maíz

1- poner la malta, sal y 2 boles de agua en una cacerola. Calentar durante 1 mn para disolver la malta y apartar del fuego.
2- Verter la sémola en el líquido, removiendo para que no queden grumos, cocer removiendo 3-5mn hasta que se espese.
3- Untar el molde con el aceite de maíz, verter la sémola antes de que se enfríe, alisando la parte superior.
4- Pelar los melocotones, quitar el hueso, cortarlos en 2 y colocarlos sobre la sémola. Cocer al horno durante 30-40mn, añadir las 4 cucharas de melaza sobre los melocotones y dorar 4-5mn.
5- Dejar que la pasta se enfríe antes de cortar.

lunes, 6 de junio de 2011

EL VALOR DEL QUE MENGEM


Avui en dia tenim una gran varietat i quantitat d’aliments al nostre abast de qualsevol procedència i temporada. Per citar alguns exemples, ara podem menjar tomata durant tot l’any o menjar fruits procedents de l’altra punta del món com la papaia i el mango.

Aquesta situació que podria considerar-se un gran avenç de la humanitat ens ha ocasionat nombrosos problemes dels quals sovint no som conscients:

Mala gestió de l’abundància: Sobrealimentació, atesa la gran varietat i disponibilitat d’aliments, freqüentment mengem més del que el nostre cos necessita. A més, no sempre ho fem de manera equilibrada cosa que ocasiona greus problemes sobre la salut.
- Dèficit d’aliments en altres indrets:

Sobreexplotació dels recursos: L’actual model alimentari està basat en el transport, la majoria dels aliments recorren milers de quilòmetres abans d’arribar a la nostra taula, amb la consegüent emissió de CO2 .
La intensificació de l’agricultura i la ramaderia ha obligat a l’ús de substàncies químiques (fertilitzants, pesticides, herbicides, antibiòtics, hormones, etc.) que deixen residus tant al medi (al sòl, l’aigua, l’aire...) com als aliments que ingerim.
- La sobreexplotació de l’aigua dolça destinada a cultius intensius industrials està assecant els principals rius del món i les terres fèrtils del planeta cada vegada estan més amenaçades per l’erosió que genera una producció desmesurada.
Mentre a Europa les zones agràries cada vegada més se substitueixen per zones industrials, a l’Amazones,
cada any cremen milers d’hectàrees per guanyar terreny a la selva i cultivar així més terra.


Problemes socials: L’augment de producció i el lliure mercat ha ocasionat una caiguda en el preu dels productes de primera necessitat. Això fa que cada vegada més les rendes dels agricultors, ja agreujades per la dependència dels inputs (químics, maquinària o llavors) que els hipotequen les collites, minvin. A la vegada, la tecnologia intensiva substitueix els treballadors del camp. Molts d’ells, davant aquesta situació, s’han vist obligats a deixar la terra i els pobles i anar a les ciutats per trobar altres alternatives de vida. Això ha ocasionat el despoblament de moltes zones rurals i el creixement desmesurat de les ciutats que cada vegada més acumulen pobresa en les seves perifèries.
. Desigualtats entre països, mentre una petita part de la població (una cinquena part) té un excés d’alimentació, la resta no en té suficient. Paradoxalment molts d’aquests països pobres es dediquen a conrear monocultius (que en la majoria d’ocasions ni tan sols tasten) que es dediquen a l’exportació a altres països, com és el cas de la soja, el cafè o el cacau.
- Evidentment no hem elegit que les coses siguin així, però sí que està a les nostres mans elegir un altre model alimentari més saludable, sostenible i socialment just.


Cada dia, l’Estat espanyol importa 330.000 kg de pollastre (21.000 kg procedents del Brasil) i n’exporta 205.000; importa 220.000 kg de patates de la Gran Bretanya i n’exporta 72.000 al mateix país. De la mateixa manera, l’Estat espanyol importa 3.500 porcs i n’exporta 3.000.

Reflexió

Segons l’estudi recent “Anglaterra i Gal·les es converteixen a l’agricultura ecològica: quant menjar podríem produir?” realitzat per la Universitat de Reading (El Regne Unit) i realitzat per encàrrec de la Soil Association: “el descens de la producció podria no ser tan acusat, i l’augment de la mà d’obra al sector agrícola seria superior al que s’ha vingut tenint en compte”.

Segons afirma Peter Melchett, director d’estratègia de la Soil Association: “si volem continuar menjant enormes quantitats de pollastre, porc i productes lactis barats, així com altres aliments que es produeixen en massa, l’agricultura ecològica certament no estarà a l’altura. Però aquesta dieta tindrà unes conseqüències tremendes per a la salut de la humanitat i ens portarà enormes costos humans, econòmics i mediambientals”.


Què podem fer?


Consumir productes de sistemes de producció sostenibles, respectuosos amb l’entorn, com la producció integrada, ecològica o biodinàmica.
En segon lloc, consumir producte local, procedent d’un circuit de comercialització curt.
A la vegada comprar en centres on no hi hagi un excés d’intermediaris i on es conegui que es respecten els drets dels agricultors/es, fer una compra directa a productors (mercats, cooperatives) o bé comprar en botigues que respectin criteris mediambientals i socials.
En quart lloc, consumir productes de temporada recuperant així la cultura culinària i genètica de la nostre terra.

És necessari reflexionar una mica sobre l’impacte del nostre model de consum, ser crítics i intentar fer petits canvis, com per exemple:

- Fixar-nos en la procedència d’allò que comprem, prioritzant sempre el producte de proximitat.
- Comprar en botigues de barri, mercats locals, agrobotigues, etc.
- Una altra opció és formar part d’una cooperativa de consum, que se subministra directament dels productors locals.
- Comprar directament al productor. Hi ha productors que ofereixen el seu producte en lots (verdures, cistella variada, etc.) que són lliurades directament al domicili del consumidor.
- Si malgrat tot hem de recórrer a supermercats, tria aquells que respectin criteris mediambientals i socials.


Informació del llibret "Pensem el que mengem?" publicat pel Consell Comarcal de l'Urgell.

viernes, 3 de junio de 2011

¿POR QUÉ ABANDONÉ LA MACROBIÓTICA A FAVOR DEL PRINCIPIO UNIFICADOR?



Cuando Carl Ferré, presidente de la Fundación Macrobiótica George Ohsawa y editor de Macrobiótics Today, viene a decir que él se salió de la dieta macrobiótica, lo mínimo que se debe de hacer es escucharle.

¿Por qué me fui de la dieta macrobiótica a favor del principio unificador?

En mi caso, la dieta macrobiótica no ha funcionado. Y esto me pasó estrictamente con la dieta estándar, renunciando a los alimentos percibidos como inadecuados. Después de años de seguir el tratamiento estándar, me quedé, sin embargo, sin energía, sin fuerzas para correr y con múltiples problemas de salud. Perplejo, me pregunté a mí mismo: ¿ Ha sido mi condición el resultado de una práctica desastrosa o es el resultado de una dieta que no funciona realmente?

La Dieta Estándar Macrobiótica

Mi conclusión, después de años de práctica, es que la dieta macrobiótica puede ser tan útil como perjudicial. Es útil, ya que cualquiera puede entenderla y seguirla. Se excluyen de la dieta los alimentos demasiado procesados o tratados con químicos, como el azúcar refinado. Evitar estos alimentos lleva a la mayoría de la gente a un estado saludable. La conclusiones apresuradas que se tomaron de sus principios dietéticos fueron que lo que debemos hacer para protegernos de la enfermedad es ingerir los alimentos permitidos y abstenernos de los prohibidos. La dieta estándar macrobiótica es muy perjudicial cuando nos resistimos al cambio o nos negamos a erradicar la creencia ciega de que los alimentos permitidos conducirán a la curación. Eso es lo que me pasó a mí. Yo estaba convencido de mi mejoría. El universo me estaba mandando signos de que el cambio era necesario, pero obstinadamente me mantenía con firmeza en la dieta estándar. Otro factor perjudicial es el temor infundado a algunos alimentos.


La dieta macrobiótica está tan cerca de la verdadera macrobiótica como las ruedas lo están de la práctica del ciclismo. Tan pronto como podamos mantener el equilibrio en la práctica del ciclismo, podremos prescindir de las rueda traseras de apoyo. Si volvemos a instalarlas, en lugar de ayudarnos, serán un obstáculo. Sucede lo mismo con la dieta macrobiótica. Desde el momento en que se aprende a usar los principios fundamentales de la macrobiótica , creamos nuestras opciones en lugar de seguir ciegamente la dieta estándar.

En lugar de seguir insistiendo en la macrobiótica estándar, o incluso en depender de las opiniones de los demás, debemos animar a la gente a dejar las ruedas laterales y a tener confianza en su propio juicio. Los principios macrobióticos no son difíciles de aprender, y cada uno/a de nosotros/as tiene dentro de sí una poderosa intuición. Aprendamos con ella, creamos en ella y disfrutémosla.

La primera vez que un/a niño/a viaja en bicicleta sin las ruedas traseras de entrenamiento, tiene junto a él/ella a sus padres o a un/a amigo/a que le anima durante un tiempo, hasta que se sienta lo suficientemente seguro/a como para que los/as adultos/as le dejen ir libremente. En la macrobiótica, este estímulo es el trabajo de los/as educadores/as, consejero/as y amigos/as macrobióticos/as.

Tan pronto como abandoné las ruedas de entrenamiento de los lados (los comodines de la dieta macrobiótica) y aprendí a utilizar los principios macrobióticos y la confianza en mí, el miedo se desvaneció. Y con él las enfermedades! Continué siguiendo los principios, tanto en la selección de alimento diarios, como en otras prácticas saludables, y ya no le tengo miedo a ningún alimento prohibido de la lista. Hoy me gusta la vida sin las ruedas laterales.

La dieta preventiva del cáncer

La dieta preventiva del cáncer es similar a la dieta macrobiótica estándar - ambas desarrolladas por Michio y Aveline Kushi. La única diferencia entre ambas es que la primera se refiere a los individuos con la enfermedad o con miedo de ella. Es decir, las ruedas se aplican a una condición específica.

Uno de nuestros lectores me envió un texto a partir de la última edición de la Dieta Preventiva del Cáncer de Michio Kushi, y pidió un comentario sobre las recomendaciones para el siglo XXI. Aquí está el extracto:

"Para hacer frente a los constantes cambios de la atmósfera, medioambientales y sociales, se ha configurado la adaptación de diferentes recomendaciones dietéticas, compresas y otros tratamientos caseros naturales y se han incorporado en esta nueva edición. Estos ajustes representan la respuesta a la energía frenética de hoy, a la crisis ambiental y a la crisis de la calidad de los alimentos. . El calentamiento global, la contaminación, los organismos modificados genéticamente, los teléfonos móviles y la disminución de la calidad de los alimentos (incluida la pérdida estimada de 25 a 50% de los nutrientes de la mayoría de las frutas y hortalizas a causa de los pesticidas y técnicas de cultivo) requieren cambios importantes en la cocina macrobiótica, atenciones especiales en la salud y para la curación. El planeta se ha vuelto más cálido y la tecnología se ha introducido de forma más difusa en nuestras vidas - Internet, teléfonos celulares, iPods, etc. A medida que el ritmo de vida se ha acelerado, la gente se ha vuelto más alterable, más tensa y más inflexible en sus pensamientos y actitudes. Para contrarrestar esta tendencia yang, que conduce a una vida más difícil, ajetreada y estresante, la comida diaria debe ser más ligera y relajada. En consecuencia, el arroz y otros granos cocidos a presión - la piedra angular de la cocina macrobiótica - debe dar paso, proporcionalmente, a las legumbres cocidas, al pan al vapor, a los granos partidos y/o a los copos. También se deben utilizar más veces que ocasionalmente con el fin de obtener la energía que contienen. Es conveniente comer ensaladas y frutas frescas, tomar zumos, aceites, postres y otros alimentos con más frecuencia que antes. Los menús y recetas de este tema reflejan esta tendencia".

 
Me quito el sombrero ante Michio porque entendía que "los cambios importantes en la cocina macrobiótica, la atención de la salud y la curación" son esenciales. Su análisis y las conclusiones son, en general, y hasta donde yo pueda discernir, precisas. El problema es la naturaleza prescriptiva de las recomendaciones. Muchos/as de nosotros/as, ateniéndonos a la base de nuestras condiciones personales y ambientales, y atentos/as a los principios macrobióticos, hemos dejado de lado el arroz cocido a presión. También hemos empezado a comer más ensaladas frescas, frutas de la estación y a tomar zumos. Alguien que está siguiendo los principios macrobióticos y confiando en sus propios juicios ha realizado ya los ajustes necesarios. Algunos menús necesitan alimentos más ligeros, otros más concentrados. Y no os olvidéis que esto puede cambiar día a día, semana a semana, mes a mes, temporada a temporada, año tras año.

¿Cómo saber qué es lo mejor?

En primer lugar, hay que aprender los principios macrobióticos. En segundo lugar, aprender a confiar en la propia intuición. En tercer lugar, aprender a reducir el miedo. Aquí están las principales enseñanzas de George Ohsawa:

1. El Orden del Universo

2. Las Siete Leyes del Orden del Universo

3. Los Doce Teoremas del Principio Único

4. Las Siete Condiciones de la Salud

5. Las Siete Etapas de la Enfermedad

Las Siete Etapas del Orden del Universo revelan nuestra fuente (de donde venimos, la fuente de todas las cosas). Las Siete Leyes y los Doce Teoremas, junto a las Siete Condiciones de la Salud y las Siete Etapas de la Enfermedad, nos dan las herramientas necesarias para vivir en la Tierra. Las siete etapas del juicio nos las dan para discernir el viaje de regreso a nuestro origen. Cuanto más nos conectamos con la fuente de todo, desarrollamos nuestra capacidad intuitiva para superar el miedo y mucho más.

Confiar en la intuición puede ser revolucionario. Tenemos miedo de hacer el "mal" y lo terminamos imaginando bajo diferentes hipótesis. Una estrategia para cambiar este tipo de pensamiento es prestar más atención a lo que realmente sentimos. Escuchar la voz interior que nos avisa cuando hay peligro y nos anima cuando "sabe" que lo que estamos haciendo es "correcto". El desarrollo de la intuición es un tema muy amplio. Tenemos la intención de abordar este tema de manera más amplia en el futuro. Mientras tanto, cito un texto breve de mi esposa, Julia, para la reducción del miedo. "El miedo es lo que fundamentalmente nos mueve en la Tierra. Entre el miedo y el amor, el primero rige casi siempre. Estamos empezando a entender esto, y luego aprender a vivir sin dejar que el miedo nos domine. Seamos amor libre en lugar de esclavos/as del miedo. "

 
Manteniendo una Vida Macrobiótica

De acuerdo con Ohsawa, el objetivo de la macrobiótica es ayudar a lograr la autorrealización. Poco antes de su muerte, sin embargo, lamentó el sensei que ninguno de sus discípulos entiendiera completamente sus lecciones. Ohsawa creyó que la falta de comprensión se debe a lo que llamó "pensamiento brumoso." Y como dijo, este tipo de pensamiento es el resultado de una mala salud, que a su vez, surge de una elección equivocada de los alimentos. Por lo tanto, los escritos de Ohsawa comenzaron a presentar las instrucciones específicas acerca de la dieta y la salud, junto con recordatorios de los principios universales. De hecho, para él, la práctica (la dieta) y la teoría (los principios) eran inseparables. La práctica sin teoría es peligrosa. Teoría sin práctica es inútil.

Los años 1960 y 1970 vieron florecer la teoría y la práctica macrobiótica. Los dos cambios principales se produjeron en la década de los 80 - la introducción de la dieta macrobiótica estándar y la aplicación de una dieta macrobiótica específica para el cáncer. Hoy en día, se le da demasiado énfasis a la dieta y a la curación, y se hace poco o ningún énfasis en la teoría. Apelo a los asesores más antiguos (aquellos que comenzaron el movimiento en los años 1960 y 1970) para que corrijan esta situación.

Hay una tendencia hacia esa dirección después de décadas de reuniones y proyectos. En la actualidad existe un evento anual con sede en Portugal, cada temporada de otoño, en el que los profesores veteranos de macrobiótica se reunen, sin mencionar las conferencias del Instituto Kushi y los campamentos de la Fundación Macrobiótica George Ohsawa. Los resultados están empezando a aparecer.

La salud del movimiento macrobiótico no es diferente de nuestra salud individual. En mi caso, he aprendido lo básico, pero luego empecé a seguir una versión estática y prescriptiva de la macrobiótica. Sólo mejoré cuando adopté una práctica basada en la teoría macrobiótica, me desapegué de las ruedas laterales - es decir, cuando ya no seguí ciegamente la dieta estándar. La interpretación de la macrobiótica y sus fundamentos, llevada a cabo por Ohsawa, se inició en la década de 1920. Fue seguida por un período de relativo equilibrio entre la teoría y la práctica en los años 1960 y 1970 y la macrobiótica entonces floreció. De 1980 a 2000 encontró la prevalencia de la práctica (la dieta) en la teoría (los principios). El estudio del chamanismo quizás se haya beneficiado de esto. Pero en mi opinión, el progreso real sólo vendrá del retorno a un énfasis adecuado en los principios y de los objetivos más amplios de la autorrealización.

Artículo de CARL FERRÉ,
PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN MACROBIOTICA GEORGE OHSAWA
Traducción: Agnès Pérez.
Agradecimientos a Rui Rato por la publicación de este artículo.