viernes, 28 de septiembre de 2012

EL EXCESO DE SAL EN LA MACROBIÓTICA

 
Este artículo escrito por Phiya Kushi y publicado en su blog, previene sobre el consumo excesivo de sal y explica qué tipo de problemas se encontraron él, su familia y algunos macrobióticos pioneros a raíz de caer en él. En mi opinión es de suma importancia tenerlo en cuenta ya que es de ayuda para entender y prevenir posibles problemas de salud. También son de agradecer la sinceridad y transparencia con las que su autor escribe.
 
De joven y en edad de crecimiento comí demasiada sal. Yo no lo sabía en ese momento pero mirando atrás hacia mi primera infancia, mi adolescencia, e incluso mis veinte y treinta años puedo ver cómo mi familia y yo estábamos comiendo demasiado salado. Creo que este excesivo consumo de sal contribuyó en parte a la temprana muerte de mi hermana y de mi madre. Lo que me salvó de un destino similar es el consumo de cerveza y sake (vino de arroz). Mi padre también se salvó por beber varias tazas de café con azúcar y comer pasteles en la mañana y durante todo el día, aunque ahora están atrapados a él en forma de un tumor en el colon. Cuando yo era joven me encantaban las ciruelas umeboshi y envolver dos o tres de ellas en una servilleta de papel en mi bolsillo y comerlas más tarde como un snack. Disfruté de los fideos de soba salados en caldo y muchos otros alimentos salados con tostadas, Shoyu (salsa de soja) y miso.

La toma de demasiada sal era común en los tempranos días de Boston en la comunidad macrobiótica. Creo que este hábito comenzó como una extensión de las comidas habituales japonesas y un énfasis de las ventajas de la sal por George Ohsawa. Los japoneses consumen una gran cantidad de la sal en su dieta, pero ellos neutralizan esto tomando baños calientes diarios y bebiendo cantidades de alcohol y comiendo el azúcar. Es usual para el promedio que trabaja en japon salir a beber cada tarde después del trabajo. Esto es el ritual que les permite enfrentarse con grandes cantidades comestibles de sal. Ohsawa creyó en la naturaleza curativa de la sal y a menudo recomendaba comerla. Sí, la sal realmente tiene esta propiedad pero en el exceso puede ser muy dañino, sobre todo durante períodos largos de tiempo. El remedio de comer sal en exceso y comer generalmente demasiado yang (demasiado alimento de animal y demasiados productos al horno) durante los períodos largos de tiempo debe en realidad ser continuar con una dieta de productos de alimentación cruda que es sumamente popular ahora.

La gente compara los productos de alimentación crudos con la macrobiótica y piensa que el comer la materia prima cruda no es macrobiótica, pero esto no es verdadero. La macrobiótica no es una dieta específica, es sobre la vida y como manejarla. Hay veces en que tenemos que comer sal, productos de alimentación cocinados y productos de alimentación de animales y hay veces en que tenemos que comer productos de alimentación más crudos. Todo cambia incluyéndonos a nosotras mismas y debemos compensar los cambios consecuentemente. Los efectos de mi comida demasiado salada han causado mi pelo de color gris antes de tiempo. Esto también me puede haber causado problemas de dientes. Estoy seguro que esto influyó en mi pensamiento así como en otros problemas de conducta. Remedié mis años de sal excesiva con la cerveza excesiva y la bebida. Ahora, después de la abstinencia de todas las bebidas alcohólicas durante seis meses comienzo a darme cuenta de las consecuencias extremas de tomar demasiada sal en mi juventud. También puedo ver ahora como las vidas de muchas personas, incluyendo a muchos profesores macrobióticos han sido construidas negativamente por el sobreconsumo de sal. ¡Aahhh…la vida es interesante!.
Artículo escrito por Phiya Kushi : http://phiyakushi.wordpress.com/2010/05/06/excess-salt/
Traducción: Agnès Pérez.

sábado, 1 de septiembre de 2012

LA DIETA MACROBIÓTICA Nº7



George Ohsawa ideó un sistema muy eficaz para curar enfermedades a través de la dieta teniendo en cuenta con precisión el equilibrio del Yin-Yang de los alimentos. El mayor beneficio de esta cura radical es su poderosa capacidad de limpieza del organismo y capacidad de devolver el equilibrio mental. Se debe de llevar a cabo bajo la supervisión de un/a experto/a en macrobiótica ya que a pesar de sus grandes beneficios, también tiene contraindicaciones.

Durante esta dieta se come exclusivamente cereales con gomasio y se bebe (poco) té. La duración del tratamiento es de 10 días, debido a que cada día, un décima parte de ciertas células de la sangre se renuevan en nuestro cuerpo (el plasma tarda 10 días en cambiar). La sangre se compone de lo que ingerimos, la sangre irriga todos los tejidos del cuerpo, incluyendo el cerebro y esta dieta tiene un impacto fuerte sobre el ser entero. La dieta nº7 también permite al cuerpo eliminar una gran cantidad de toxinas, que han sido acumuladas en los tejidos.

Consiste en el consumo básico de los granos siguientes: arroz integral, cebada, avena, mijo, alforfón o trigo sarraceno. Ohsawa recomienda, que la cantidad del agua (que es Yin) durante el período entero del tratamiento sea mínima. Por lo tanto se puede añadir agua a estos granos sólo durante el proceso de cocción. En vez de agua, bebed té bancha, kukicha u otros tés de hierbas como el té mu.

Los cereales se acompañan de pequeñas cantidades de sal (Yang!), preferentemente de sal marina. Otra adición posible es semillas de sésamo y gomasio o un poco de aceite de sésamo.
Durante los diez días de la dieta Nº 7 pueden darse descargas (dolor de cabeza, expulsión de mucosidad, fiebre, etc...) pudiendo aligerarlas con algún remedio macrobiótico casero según el caso y necesidad.

Por la mañana, tomar una crema de cereales (arroz, mijo, cebada, avena o trigo sarraceno)

RECETA CREMA DE CEREALES:
1 taza de arroz integral u otro cereal
7 a 10 tazas de agua
una pizca de sal marina o 1 trocito de alga kombu.
Lavar bien el arroz (3 veces), colocar un trozo de alga kombu en el fondo de la olla, poner el arroz, añadir el agua, llevar a ebullición, hervir durante 5mn a fuego fuerte con la olla abierta, intercalar un difusor de calor entre la olla y el fuego, cerrar la olla, bajar el fuego al mínimo y cocinar de 1h30 a 3h.
Cuando transcurra este tiempo, dejar que el vapor salga lentamente si es olla a presión.
Esta crema se puede hacer con cualquier cereal de uso regular. Resulta muy energética para el desayuno.
Se puede aderezar con semillas de sésamo, 1 ciruela umeboshi
Al mediodía y por la noche, tomar arroz integral (u otro cereal) hervido con gomasio:






ARROZ INTEGRAL:

1 taza de arroz integral
2 ó 2 y media tazas de agua, según se utilice olla normal o a presión
una pizca de sal o 1 trocito de alga kombu.

Lavar bien el arroz (3 veces), colocar un trozo de alga kombu en el fondo de la olla, poner el arroz, añadir el agua, llevar a ebullición, hervir durante 5mn a fuego fuerte con la olla abierta, intercalar un difusor de calor entre la olla y el fuego, cerrar la olla, bajar el fuego al mínimo y cocinar de 30 a 45mn.

Cuando transcurra este tiempo, levantar la tapa si es olla normal o dejar que el vapor salga lentamente si es olla a presión. Cambiar el arroz a un bol para evitar que se apelmace.



CEBADA:

  • 1 taza de cebada
  • 3 tazas de agua
  • una pizca de sal marina
La cebada, al ser más dura que el arroz se puede remojar un par de horas.
Lavar bien el cereal, colocarlo en el fondo de la olla, añadir el agua, llevar a ebullición, hervir durante 5mn a fuego fuerte con la olla abierta, intercalar un difusor de calor entre la olla y el fuego, cerrar la olla, bajar el fuego al mínimo y cocinar de 20 a 30mn.
Cuando transcurra este tiempo, levantar la tapa si es olla normal o dejar que el vapor salga lentamente si es olla a presión.

MIJO

1 taza de mijo
2-2 y media tazas de agua
una pizca de sal marina

Lavar bien el cereal, dejarlo escurrir sobre un trapo de cocina y cuando esté seco, tostarlo ligeramente en una sartén sin aceite. Dejarlo enfriar y colocar alguna/s verduras por capas en el fondo de la olla, añadir el mijo, el agua, llevar a ebullición, hervir durante 1mn a fuego fuerte con la olla abierta, intercalar un difusor de calor entre la olla y el fuego, cerrar la olla, bajar el fuego al mínimo y cocinar unos 20mn.
No suele cocinarse a presión salvo indicaciones específicas.


GOMASIO

  • 18-20 partes de semillas de sésamo
  • 1 parte de sal marina
Lavar las semillas de sésamo y dejarlas escurrir sobre un paño de cocina. Poner a calentar una sartén y tostarlas, aún  húmedas, removiendo para que no se quemen. Estarán hechas cuando se hinchen un poco y queden crujientes.
Tostar la sal también en seco durante unos minutos y molerla en el suribachi (mortero estriado), añadir las semillas tostadas y moler todo junto dejando un 20% de semillas enteras.
- Fortalece la digestión y remineraliza. Alcaliniza la sangre.



Fotos:
© Agnès Pèrez.